viernes, 26 de junio de 2009

¿SABIAS QUE? JOSE MARIA MORANTE ES EL PADRE DE LA HISTORIA DE CAMANA Y EL MUSEO DE LA UNSA LLEVA SU NOMBRE


Que me iba yo a imaginar que este ilustre personaje hasta vivió en mi barrio y que a menudo pasaba por su casa sin llamarme la atención esta por otros motivos que no son los mas vagos, ya que esta se encontraba ubicada en una esquina y contaba con un gran patio donde tenia una parra de uvas y una gran higuera la cual en épocas de cosecha estos se secaban en la alturas y uno a uno iban cayendo en las cabezas de los transeúntes o directamente a la vereda de la casa, lo cual era aun mas peligroso ya que muchas veces terminábamos resbalándonos y dándonos una fuerte caída producto de las pisadas de estos ya chimorreados frutos, como nosotros les decíamos.

En este gran patio también se criaban gran cantidad de perros los cuales al no salir nunca de esa locación ladraban embravecidos cada ves que una persona pasaba por el frente es por ello que esa esquina era conocida por los muchachos de mi niñez como la famosa “esquina de los perros bravos”; años mas tarde en que me interese por la historia de nuestra provincia fue que una tarde en que le contaba a mi ya fallecido abuelo Amadeo de una inquietud que tenia la cual era poseer la obra de un tal José María Morante el cual era el autor; lo cual para mi abuelo fue motivo de risas quien me dijo que la tenia por alguna parte así que prometió buscarla y regalármela lo cual fue así en la posteridad; lo que mas me sorprendió fue que en ese momento me dijo que mirase hacia la derecha a lo cual hice caso inmediatamente y mi vista se topo con una casa algo antigua que ya había visto una infinidad de veces y me dijo que esa era la casa de dicho personaje; lo cual me causo mucho asombro e hizo interrogarlo a mi vuelo sobre mas cosas de este ilustre personaje del cual mi abuelo sabia una que otra cosa de él por haberlo conocido concluyendo con que fue este un gran hombre.
Don José María Morante ilustre hijo de nuestra tierra fue el creador de la monografía de Camaná, quien ganó un concurso que realizó el ministerio de educación publica en 1957, para realizar dicho trabajo. José María Morante nació un 7 de octubre de 1893 en la casa de su familia, en la calle puente Bolognesi, sus padres fueron don Francisco Luís Morante, boticario de profesión y doña Gregória Maldonado, su padre arequipeño y su madre de Acarí; el matrimonio tuvo 13 hijos. Sus primeros estudios los hizo en camana siendo su primer maestro don Carlos Zuñiga. En 1909 viajó a Lima a continuar estudios en el colegio de Lima y luego pasó al colegio nacional nuestra señora de Guadalupe donde estudio interno y becado sus 5 años de secundaria. En 1913 fue secretario del primer club social de la provincia, EL CENTRO SOCIAL UNION.
En 1915 termina sus estudios en Lima, al año siguiente consigue los diplomas de preceptor principal del segundo grado y el de preceptor auxiliar del segundo grado de primaria. En 1917 inaugura el CLUD DEPORTIVO como socio fundador, fue también capitán del CLUB ATLETICO, LUEGO CREO LA LIGA DEPORTIVA DE CAMANA. En 1920 fue director de la escuela de varones 901, en 1925 se casa con doña María Candelaria Campos Escudero que era una bella joven del distrito de San José; en 1927 vuelve a Lima y se matricula en la carrera de letras de la Pontífice Universidad Católica de Lima; de 1932 a 1934 dio examen para ser notario público, el cual aprobó pero no llego ejercer.
En 1936 ingreso a la UNSA como docente, el 31 de mayo del mismo año trabaja en el diario EL DEBER como redactor.
Años mas tarde por resolución rectoral del 13 de septiembre de 1994 y a propuesta del concejo de facultad de ciencias históricas sociales, se dispone que el museo de la UNSA lleve el nombre de JOSE MARIA MORANTE, como homenaje al distinguido profesor, investigador, universitario y director del museo.

Leer más...

¿SABIAS QUE? LAS BRUJAS MAJEÑAS POR 1900 ERAN LAS ENCARGADAS DE PROVOCAR LA MANCHA EN CAMANA


Las brujas han formado parte de mi niñez como uno de mis grandes temores ya que creía en la existencia de estos diabólicos seres; es así que muchas veces acompañado de la oscuridad de la noche los niños y jóvenes de mi barrio nos reuníamos hasta altas horas de la noche a contar una que otra historia que habíamos escuchado de nuestros abuelos o abuelas, con lo cual se nos erizaba hasta el ultimo cabello del cuerpo y luego de esto nadie de los presentes quería retirarse a su casa por ser presas del miedo y de desconocer lo que escondía la noche.

Yo recuerdo a Doña julia una apacible viejecita quien era amiga de mi abuela por lo cual hasta llegue a tratarla de tía por mi parte, esta señora tenia una sala de juegos de video en el jr 28 de julio cerca a mi casa donde nos reuníamos con los jóvenes de la cuadra. Una noche cuando su negocio se encontraba repleto de niños se fue la luz para infelicidad de todos nosotros; así que a la mayoría no nos quedó mayor remedio que esperar en el lugar hasta que ésta vuelva; mi tía Luz al ver nuestra impaciencia y aburrimiento nos dijo que nos acerquemos hacia ella quien era iluminada con una pequeña vela, muchos de los cuales lo tomamos con algo de desgano y así comenzó ella una a una a contar sus historias de las cuales ella era la protagonista lo cual lo hacia mas creíble y lidiaba una fuerte batalla contra las brujas que antiguamente amenazaban su vida; juro que después de esa noche deje de creer en muchos superhéroes que eran de mi agrado colocando a mi tía luz en lo mas alto de esta categoría, los niños ahí presentes no olvidaremos esa gran noche la cual también nos hizo perder el sueño por unas cuantas noches pero creo que por lo escuchado esa noche valió la pena.
Estas ya mencionadas mujeres de alma oscura y siniestra, fueron también tomadas en cuenta en la monografía de Camaná del Dr. José María Morante Maldonado quien también vivió en carne propia la conducta de estas mujeres es por ello que en su obra las cita infinidad de veces como paso a citar textualmente:
Hubo un subprefecto de apellido Cateriano, en la provincia de Castilla del valle de Majes, que determino quemar a las brujas majeñas que se encargaban de provocar la temida mancha; las cuales al enterarse de dicho propósito huyeron a Camaná. Estas personas se quedaron a vivir en Camaná causando estragos en la población, que hasta llegaron a pintar a la hermana del doctor José María Morante con la mancha blanca.
La mancha se da de varios colores como café, negra, roja y blanca siendo esta ultima la mas difícil de curar. El medico de castilla se especializo en curar dicha enfermedad, muerto él sus descendientes quedaron con dicha receta. Habían brujas que se dedicaban a curar la enfermedad, para esto compraban en las boticas los ingredientes, como la piedra infernal; también hacían tomar ciertos brebajes que se elaboraban con agua o aceite que quedaba de la lámpara del santísimo y algunos polvos de la piedra Lara, este brebaje debía tomarse los días martes y viernes.
La mancha se da en brebajes, en comida y hay personas que dicen que hasta se sopla, también la dan donde quieren localizarla y del color que se les plazca, no aparece de golpe sino se va expandiéndose poco a poco, los conocedores dicen que las brujas tienen sus criaderos de sapos en los cuales alimentan a estos animales con maíz de diferentes colores según el color de la mancha que se quisiera dar, el excremento del sapo se muele se cierne y luego se da.


Leer más...

jueves, 25 de junio de 2009

"MI GALLO EL GUERRERO"


El gallo que es bueno
de todas sale adelante
por mas difícil que la tenga
no hay vez que no se levante.

Esa mañana como todas era inundada por el canto de numerosos gallos que aleteaban en sus jabas, este hecho era cotidiano por los años 30 en la ciudad de Camaná donde la gente era muy aficionada a los aves de riña en la modalidad de pico, esto era común ya que no había casa que además de contar con un gran patio, este cuente con numerosos gallos de pelea en sus respectivas jabas ya sean ajisecos, giros, moros, cenizos, gallinos entre otros.

Don Julián Benítez se encontraba en el patio de su casa alimentando a sus queridos gallos como todas las tardes silbando una alegre tonada, cuando de pronto fue sorprendido por un fuerte dolor en el pecho, el cual lo llevo al suelo de forma abrupta; don Julián fue llevado al médico aquejado por un pre infarto que por poco le quita la vida; así que ha este no le quedaba muchos días de vida por lo cual regreso a su casa a guardar cama, por recomendación del doctor; don Julián sentía que las horas se le estaban acabando así que no dudo en llamar a su único hijo llamado Mateo, el cual al igual que su padre era aficionado a los gallos como todo buen camanejo de esa época, así que estando frente a su hijo le confió a este la tenencia de un gallo que era muy especial para él, era ni mas ni menos que un finísimo gallo ajiseco, el cual don Julián después de una vida dedicada a la fisión gallística y después del cruce de innumerables razas creía tener el mejor gallo que sus ojos habían visto, así que se lo confió a él diciéndole: este es uno de los mejores gallos que he tenido, quiero que lo cuides y estoy seguro que cada vez que quieras que este gallo te de la victoria no te defraudara; pero eso si hijo mío, tienes que respetarlo por su gran nobleza y entrega como yo lo hice en mi vida con todos los gallos que yo he tenido bajo mi cuidado; luego de dar estas palabras don Julián dio un profundo suspiro y murió este particular personaje de Camana de esa época fue enterrado por su familia en medio de muestras de dolor.
Así pasaron los meses y la tranquilidad de Mateo fue interrumpida por la repentina enfermedad de su esposa Melva, ya que con el tratamiento de esta Mateo tuvo una serie de problemas económicos que lo estaban llevando a la desesperación; cuando una mañana salió al patio de la casa a caminar y tratar de pensar en una solución para sus desdichas; luego escucho el bravo cantar de el ajiseco regalado por su padre y una gran idea se apodero de su mente; Mateo se dispondría a preparar el gallo para así hacerlo pelear en las fiestas de Camana, próximos a esos días y así poder contar con algo de dinero para costear la enfermedad de su esposa y salir de su precaria situación, así pasaron los días y la hora de la pelea llegaba, así que Mateo se dirigió al coliseo donde pelearía el fiero ajiseco que le regalaría su padre, así llego la hora de la pelea y Mateo se acerco al ruedo donde se prestaría a soltar el gallo, al cual le tocaba pelear con un hermoso giro del reconocido galpón “triunfadores” de la provincia, así llego el momento y el juez dio la orden de comenzar la pelea; Mateo soltó al fiero ajiseco quien se abalanzó sobre el giro a quien le propino una mortal y certera patada, con la cual le dio muerte en unos pocos segundos; Mateo salto de alegría y elevo su gallo al cielo como muestra de agradecimiento a su padre por el gallo que le había regalado, así con el dinero ganado en la pelea de ajiseco Mateo logro costear el gasto de la enfermedad de su esposa y otras desavenencias por las cuales pasaba.

Habrase visto mayor hermandad
que la nuestra compañero mío
tu cantas por la victoria
y yo canto porque eres mío.

Así pasaron los meses y el gallo ajiseco de Mateo comenzó a acumular victorias, de pronto el gallo comenzó a ganar fama y con ello Mateo fue asediado por jugosas propuesta de compra del animal por parte de los mas adinerados galleros de la provincia, llegándose a querer pagar una suma nunca antes ofrecida por un gallo de pelea, pero Mateo no se dejo persuadir y continuo orgulloso alado de su ajiseco; así pasaron los meses y el gallo no encontraba rival en la provincia, así que Mateo se paseaba por el coliseo siendo respetado por su ave; un día de esos el orgulloso dueño alegre por la fama que le proporcionaba su gallo y con una que otra copa en sus estantes, se topo en el coliseo con Don Pedro García quién era uno de los antiguos rivales de don Julián y en una oportunidad polloneó a uno de los gallos de éste quien luego de lo sucedido se burlo ante lo acontecido; este episodio logro marcar la memoria de Mateo quién lleno de ira se le acercó a este y sin pensarlo dos veces lo desafió diciendo: Don Pedro García aun recuerdo el día que usted se burlo de mi padre, pero aquí estoy yo para defender su honor, así que si es muy hombre acepte una pelea con mi gallo ajiseco o cree que es mucho para usted. Don Pedro no podía negarse ante tal atrevimiento así que acepto el desafío; Mateo corrió a su casa a traer a su ajiseco y estuvo de regreso en el coliseo rápidamente; una vez estando ahí, entraron los soltadores al ruedo para llevar a cabo tremendo desafió; la gente se encontraba expectante y ansiosa por la pelea; hasta que la voz de ¡suelten los gallos! se escucho en la cancha, el ajiseco de don Mateo y el gallino de don Pedro se echaron a pelear, la pelea estuvo pareja con una demostración de valentía y fiereza por parte de las aves; ante los gritos de emoción de todos los asistentes que nunca habían visto tan emocionante pelea, hasta que después de un revoloteo el gallo de don Pedro cae gravemente herido a un lado del ruedo, ante los gritos de emoción de Mateo que saciaban en algo su sed de venganza hacia don Pedro; el ajiseco lo miro fijamente sin darle muerte a escasos pasos de él, hasta que el gallino haciendo honor a su raza no podía dejar de luchar hasta que tenga un ápice de vida; así que se abalanzó sobre el ajiseco, quien también respondió al ataque y luego de este revoloteo cayeron los dos gallos heridos de muerte a la arena, donde ante el asombro de la gente murieron; Mateo no podía creer lo que había hecho y un fuerte remordimiento anidaba en su conciencia, por haber hecho caso omiso a los consejos de su padre y como le había faltado el respeto a su querido gallo, al cual lo jugo por una simple venganza y sin haberlo siquiera preparado. Mateo corrió hacia su gallo y lo tomo entre sus brazos como muestra de arrepentimiento, pero ya era muy tarde el ajiseco había muerto y con esto la leyenda había nacido así comenzó éste su triste recorrido hacia el cementerio de la ciudad; donde al llegar a este y estando frente a la tumba de su padre pidió perdón con el ave entre sus brazos para luego proceder a enterrarlo alado de la tumba de don Julián, lo cual le recordaría siempre a él y a la gente que conoce de esta historia, que se debe respetar la nobleza de los gallos, ya que estos dan sus vidas en los ruedos para darnos la ansiada victoria.


Mi mujer y mi gallo
son los que mas me han conocido
mi gallo por fiel
y mi mujer por perdido.




Leer más...

A CAMANA

Cuando la primavera realza tu belleza,
y adviértase en tu cielo el límpido albor
las flores sus perfumes exhalan suavemente
quedando estremecidas al beso de tu sol.

Toda eres melodiosa, toda eres poesía;
es bella tu grandeza, humilde tu ambición,
y el arrullo lejano del mar embravecido
parece que durmiera tu verdosa extensión.

Cuando la primavera realza tu belleza,
y adviértase en tu cielo el límpido albor
las flores sus perfumes exhalan suavemente
quedando estremecidas al beso de tu sol.

Toda eres melodiosa, toda eres poesía;
es bella tu grandeza, humilde tu ambición,
y el arrullo lejano del mar embravecido
parece que durmiera tu verdosa extensión.

Leer más...

miércoles, 17 de junio de 2009

"El DON"


Un día en el que Camaná se encontraba tan apacible como el agua de su río, el viento jugueteaba con las hojas secas en un baile calmo, los niños corrían felices hasta ya no poder hacerlo más; en las afueras del pueblo se encontraba imponente en lo alto de una colina como parte de un bello cuadro la hermosa casa de doña Guillermina; quién era una anciana de tez blanca como la niebla, hermosos ojos celestes como el mismísimo cielo y de una apacible sonrisa; la cual pasaba sus días al cuidado de unas hermosas flores que parecían cantar por las mañanas luego de arrullar por las noches y uno que otro animalito de corral a los cuales alimentaba fielmente; esta anciana mujer era infaltable a la misa a la cual acudía todas las noches ya que ella era muy católica y como decían los viejos del pueblo la mencionada abuelita seria prima de la mismísima Santa Rosa de Lima. Esta anciana compartía sus días con don Francisco Pérez, respetable vecino y agricultor del pueblo con el cual no pudo tener la gracia divina, como ella lo decía de poder tener hijo alguno.
Doña Guillermina tenía un gran don, el cual le fue heredado por su madre que era el curar la temible enfermedad de la mancha o caracha como también se le conoce, ya que su madre tiempo atrás había combatido a esta enfermedad como a sus causantes.
Un domingo por la mañana la gente del pueblo se encontraba saliendo de la misa, cuando de pronto se sintió un fuerte viento que causó escalofríos a más de uno el cual era raro para la época haciendo este volar a todas la palomas que se encontraban jugueteando en la pileta, correr a los gatos a sus escondites y aullar a todos los perros de por ahí. Doña Guillermina de pronto comenzó a percibir algo extraño en el aire, cuando una temible carcajada se aproximó a su mente asustándola por demás, ¿de quién era esa risa tan espeluznante porque me asusta de forma extraña? se preguntaba esta, hasta que después de pasar varias veces por su mente desapareció.
Luego pasaron los días y como siempre que llega alguien nuevo al pueblo la gente pasa y repasa por la casa de estos sin dejar de dirigir su vista hacia adentro de la morada, hasta lograr mirar algo que les dé una pista de quienes son, de donde vienen y a que vinieron por supuesto, como se preguntaban en voz baja en todas las esquinas. Con el transcurso del tiempo se corrió la voz que la recién llegada era una viejecilla de nombre Justina quien heredó una casa deshabitada de un pariente lejano la cual vino a asentarse al pueblo; esta mujer se manejaba como cualquier otra en las labores de su casa y gustaba mucho de ir a la iglesia, pero detrás de esta apacible imagen se escondía una malvada bruja la cual era hija de Doña Julia, una antigua bruja del pueblo quien fue muerta por la madre de doña Guillermina y vino a vengarse por la muerte de su progenitora. Antiguamente esta bruja era muy temida en Camaná, donde causó estragos por muchos años y de quien ni siquiera se conocía su nombre pero si de sus malas intenciones, eran pocos los que se atrevían a pronunciarlo, del cual solo se podía escuchar talvez una sola vez en la vida y en voz baja, el cual era JUANA LA GRANDE.
Doña Justina no demoró en hacerse de mujeres del pueblo las cuales también eran conocedoras de la brujería, así que las citaba los días martes y viernes en su casa al dar la media noche, donde les explicó el propósito de su llegada que era el vengarse de quien haya matado a su madre. Así llegaban las doce de los mencionados días y una a una iban llegando convertidas en espantosos animales negros o solas sus cabezas impulsadas por sus largas cabelleras, una vez estando todas juntas procedían a realizar ritos en los cuales bailaban y cantaban alrededor de una caldera de agua hirviendo donde arrojaban gallinas, sapos y bichos entre otros animales con los cuales preparaban malignos brebajes. Doña Justina tenía un criadero de sapos a los cuales alimentaba con maíz de diversos colores, luego recogía los excrementos de dicho animal los trituraba y los cernía, para darlo en una preparación causando con esto la entonces temida mancha.
El trabajo de estas mujeres era provocar la temida mancha en la gente por simple gusto o ha pedido y luego ofrecer sus servicios para curarla, según ellas mediante rezos y plegarias al señor. Luego de unos meses de contagiar a mucha gente con el mal ninguna de ellas era requerida para curarlo, sin embargo se sabia de gente que se estaba recuperando sin problemas y hasta se reía de dicha enfermedad; así que doña Justina mandó a una de las brujas a la parroquia a que le ruegue al padre para que este le diga, que tenía que hacer para curarse al igual que toda la gente de la mancha; tantas fueron las súplicas de esta mujer hacia el padre y la fidelidad a la iglesia del mismo que este accedió haciéndole jurar a esta mujer por todos los santos que no diga nada a nadie de lo enterado, así el padre le dijo: “corre mañana por la noche después de la misa a la casa de doña Guillermina y golpea a su puerta 5 veces seguidas así sabrá que fuiste de parte mía y te atenderá, ella es la que posee el don para curar tu enfermedad; la bruja agradeció al padre sonriendo con cierta sospecha para luego retirarse.
Al martes siguiente las brujas se reunieron al dar las doce en casa de doña Justina donde la bruja que interrogó al padre intervino diciendo: “ya sé quién es la maldita que esta acabando con nuestros propósitos”, ¿Quién? preguntó doña Justina con cierta fiereza, “es doña Guillermina respondió la otra bruja”. Las brujas al enterarse de esto gritaron de cólera y juraron dar muerte a esta por su atrevimiento sobre todo doña Justina ya que esta mujer que curaba poseía el don y de seguro seria la hija de la mujer que mató a su madre.
Llegado el día viernes las brujas idearon un plan para acabar con doña Guillermina, así que decidieron ir a su casa con una serie de objetos diabólicos colocándolos entre sus pertenencias y otros cuantos fueron enterraron en el patio de su casa, luego pasaron a la casa del alcalde del pueblo donde se metieron por la ventana de la alcoba de su menor hijo mientras este dormía, al cual dieron muerte mediante un maligno hechizo. A la mañana siguiente el niño fue hallado muerto por una criada de la casa, la noticia corrió por todo el pueblo como llevada por el viento y llamando a las puertas de cada uno de los pobladores del valle. El médico no podía explicar lo que le había sucedido al hijo del alcalde, sobre todo como un niño rebosante de salud y alegría de un día para el otro amanezca muerto. Un grupo de ancianas se acercó al desconsolado alcalde entre ellas doña Justina, quien se dirigió a el mirándolo fijamente a los ojos diciendo: “lamento tener que decirle esto, pero estoy segura que su hijo murió por manos de una bruja”. ¡Pero qué! gritó el alcalde ¿quién pudo hacer tremenda canallada? Preguntó este; otra de las ancianas intervino diciendo: “ayer muy tarde por la noche no podía conciliar el sueño lo cual me sacó de la cama a dar vueltas por la calle, cuando de pronto vi a doña Guillermina que valiéndose sabe Dios de que maleficio y con qué intenciones, se metía volando por la ventana de la alcoba de su niño; el alcalde iracundo por la noticia no dudó en dar muerte a doña Guillermina, así que se dirigió a la casa de esta con un grupo de guardias y curiosos del pueblo, una vez estando allí tumbaron la puerta de la casa donde la encontraron durmiendo en compañía de su esposo, para luego proceder a apresarla en medio de los gritos del alcalde quien le pedía cuentas de lo sucedido, a lo cual ella no supo responder por ser inocente; luego se buscó entre sus pertenecías y se encontró los artefactos diabólicos que habían metido las brujas, entre ellas la estatuilla de un niño al cual le faltaba la cabeza; la gente del pueblo no dudo que ella era la culpable, así que el alcalde ordenó sacarla al patio donde fue amarrada a un árbol y luego quemada ante las súplicas de inocencia de este sorprendida mujer y su esposo.
Con el pasar del tiempo las brujas hicieron de las suyas en el pueblo, al no haber nadie que las detenga inclusive hicieron huir al padre de la parroquia ante tantos acosos; a los pocos de su muerte el alma de doña Guillermina no podía descansar en paz, por haber muerto esta y no haber podido pasar su don de curar la temida mancha a algún familiar como le fue heredado a ella por su madre con el cual se combatiría a las brujas. Así que una noche el alma de la injustamente asesinada mujer se le presentó a una sobrina que ella estimaba mucho la cual se llamaba María; quien era una joven bondadosa y al estar frente a esta casi se desmaya de la impresión. Doña Guillermina logró explicar el motivo de su aparición y su inocencia a su sobrina María, la joven al escucharla comenzó a entender a su tía a la cual ella consideraba una buena mujer; esta luego de lo explicado encomendó a María que acabe con las brujas del pueblo ya que ellas estaban perjudicando a todos haciendo de las suyas, para lo cual María respondió: “pero yo que puedo hacer en contra de ellas que son muchas”, no te preocupes respondió su tía yo te diré lo que vas a hacer y estaré a tu lado no te preocupes.
A los pocos días María fue manchada con la enfermedad, para lo cual ella logró curarse a sí misma, esto fue muy sospechoso para las brujas quienes se dieron cuenta de que ella poseía la facultad de curar y que también era familia de Doña Justina decidiendo darle muerte. A la mañana siguiente Doña Guillermina se le presentó a María advirtiéndole de las intenciones de las brujas así que las dos acordaron un plan para acabar con ellas y sus maldades. Así llegado el día martes María que se reunían las brujas y siguiendo las indicaciones de su tía, la joven colocó ramas de guarango por donde pasaban dos de las brujas al regresar a sus casas, al volver esta sus largas cabelleras quedaron enredadas en los espinares de la planta gritando de dolor, hasta que salió el sol y con el efecto de este que neutralizó sus poderes se secaron y murieron. A la semana siguiente María al regresar tarde por la noche a su casa, se percató que un enorme perro negro la estaba siguiendo sospechosamente, para ello María logra esconderse entre unos matorrales y tomando valor al pasar este lo sorprendió con un palazo en la cabeza seguido de innumerables golpes, para lo cual el animal al verse perdido comenzó a hablar y decirle a María: “no me pegues por favor hija soy fulana”, María se sorprendió al oír esto dándose cuenta de que esta era una de las brujas; al otro día se corría la voz en el pueblo de que una anciana había sido encontrada muerta “a punte de palos”, por el estado en que se encontró su cuerpo lo cual no causó mucho pesar ya que se sabía que esta era bruja.
Al viernes siguiente pasada la media noche María fue a la casa de otra de las brujas, encontrando su cuerpo solamente sin cabeza sentado en su cama ya que esta se había desprendido por medio de un hechizo para salir volando hacia la casa de doña Justina, María procedió a rociar ceniza sobre el cuello de esta por indicaciones de doña Guillermina, quien sabia todos los secretos para combatir a las brujas y al regresar la bruja no pudo adherirse a su cuerpo así con el amanecer esta se secó y murió.
María mandó a llamar al padre de la parroquia, refugiado en Arequipa y cuenta de su propósito; así disponen acabar con doña Justina. Al martes siguiente faltando poco para la medianoche estos se dirigieron a la casa de la temida bruja a la cual encontraron invocando al mismísimo Satanás, María y el padre comenzaron a elevar plegarias y rezos en contra de la bruja y su maligno proceder, pero tal era el poder de esta que no podían vencerla, cuando de pronto apareció el espíritu de doña Guillermina quien se suma a las oraciones de estos y con ello logran vencer a la bruja quien pierde sus poderes y se comienza a secar convirtiéndose en una pequeña criatura de hueso, pellejo y larga cabellera, sin dejar de maldecir y amenazarlos con que volverá a vengarse, liberando así al pueblo de la maldad y el sufrimiento que causaba doña Justina y este grupo de mujeres.

Leer más...

CAMANA MADRE

Camaná madre noble y amorosa
con los que nacen en tu suelo
eres tú mi villa hermosa
como un ave feliz al vuelo

Forjadora de grandes hombres
uniste al negro, al blanco y al indio
con sus diversas costumbres
que Dios el nombre de camanéjos dio

Ese que ama el producir tu suelo
que despierta con la brisa de tu mar
y vive con la gentiliza de tu rio

El camanéjo que no tiene consuelo
cuando te siente lejos al mirar
y grita con orgullo ¡ese pueblo es mío!.


Leer más...

Ultimos Post

Seguidores

Busca en el blog

Ultimos Comentarios

  © Blogger templates 'Sunshine' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP